Saltar al contenido

Cómo calmar los cólicos menstruales

En Fácil y Curioso verás unos consejos para calmar los cólicos menstruales;  y con estos se te harán más llevaderos y no tan dolorosos.
Cólicos menstruales, uno de los síntomas difíciles que vienen acompañados de dolores de cabeza náuseas e inflamación.

Algunos tés  que te pueden ayudar a calmar los cólicos menstruales:

El té de manzanilla es un remedio relajante y antiespasmódico,  además que puede calmar los cólicos menstruales y la inflamación.
También sus propiedades regulan los líquidos del cuerpo, aumentan el equilibrio inflamatorio y reduce la sensación de pesadez.
Por lo tanto ingiere de dos a tres tazas al día, desde los días previos a la menstruación y durante.

La valeriana tiene propiedades relajantes y anti depresivas, pueden calmar los cólicos menstruales, el nerviosismo y la ansiedad.

La Salvia, una de las mejores plantas para la salud de la mujer, favorece el equilibrio hormonal. Sus propiedades calman los cólicos menstruales, incluyendo el de cabeza; por lo tanto toma una o dos tazas al día.

La Canela es una poderosa especia, que sirve para tratar diversos problemas de salud, entre ellos los calambres y los cólicos menstruales.  procura tomar un té con una cucharadita de canela.
 El Jengibre especialmente a la hora de calmar los cólicos menstruales es efectivo. Sus propiedades antiinflamatorias y digestivas son las más notorias . finalmente toma Una infusión con varios trozos de jengibre y miel.

Te  puede interesar: Remedios Caseros para Quitar la Gripa

Truquitos!

Calorcito: Recurrir a la bolsa de agua caliente puede ser de mucha ayuda a la hora de calmar los cólicos menstruales, en el momento que sientes una temperatura superior a 40 grados, el cuerpo activa los receptores del calor, bloqueando el efecto de los receptores del dolor. Un baño o una taza de té pueden ayudar a aumentar tu temperatura, vas a ver lo aliviada que te sentirás.

¡Ejercítate!


Las prostaglandinas son las sustancias químicas liberadas en el cuerpo, que desencadenan las contracciones uterinas y el cólico menstrual.
Durante el ejercicio, el cuerpo produce endorfinas, actúan como analgésico y matan el dolor que producen las prostaglandinas.
Practicar yoga afloja las caderas y calma cualquier tensión lumbar, Así que levántate, muévete y sacude esos cólicos.